VOTACIÓN IMÁGENES MAYO

Para no perder la (mala) costumbre, aquí tenéis las imágenes que servirán de inspiración para los relatos del mes de mayo. El plazo concluye el próximo domingo 17 de mayo. Una vez elegida la imagen, y a partir del lunes 18 y hasta el domingo 31 de mayo, podréis enviar vuestros relatos. Cuando publiquemos la imagen, se recordarán las instrucciones del Concurso y los plazos de entrega.

Muchas gracias por vuestra participación y hasta dentro de unos días.

Ganador Concurso Abril

Y el ganador del Concurso de Microrrelatos del mes de Abril ha sido:


El cielo sabía de su llegada, de Juan Nadie


Enhorabuena al ganador y muchas gracias a todos los que seguís haciendo posible este pequeño Concurso, tanto a aquellos que habéis participado escribiendo, como a los que os pasáis por aquí para leer y votar algún relato.

Estad atentos pues en breve pondremos las imágenes para el mes de mayo.

¡Hasta entonces!


 

RELATO GANADOR

58f82a3adb487812424cc2aefa97357d1afef117

 

El cielo sabía de su llegada

Grandes nubes negras cubrieron de lágrimas a aquellos que venían a recordar lo que jamás podrían olvidar. El valle seguía de luto; solo un año había transcurrido desde que aquel avión emprendiera su último vuelo, llevándose consigo la vida de tanta gente.

Las puertas del coche se abrieron y un silencio antiguo y cansado se apoderó de ellos mientras sus pasos los dirigían hacia el único lugar que rompía el imponente paisaje de aquel pequeño pueblo. La niña, sin soltar la mano de su madre, depositó suavemente una rosa en aquel monumento, triste recordatorio de que sus ausencias seguían muy presentes.

En el valle, el fuerte viento del oeste inclinaba los árboles en señal de respeto, llorando y vistiendo con hojas amarillas el camino de regreso a sus vidas, vidas que, a pesar de todo, tenían la firme intención de conseguir que esas ausencias fueran cada día menos dolorosas.

Seudónimo: Juan Nadie


 

RESULTADO VOTACIÓN PRIVADA

Captura de pantalla 2015-05-06 a las 8.54.00


RESULTADO VOTACIÓN PÚBLICA

 

Votación Relatos Abril

¡Buenas noches a todos los noveleriantes!

Un placer saludaros desde el otro lado de tu pantalla. A continuación os dejo los ocho relatos participantes en el Concurso del mes de marzo, y la tabla para que podáis votar vuestro relato favorito. Recuerdo que todos aquellos que lo deseen, incluidos los participantes, pueden votar. A su vez, los participantes de este mes han de enviar sus votos (5, 3 y 1 voto) al mail: noveleriandoblog@gmail.com, antes del próximo domingo, 3 de mayo, a medianoche.

Gracias a todos por seguirnos y hasta la próxima.

IMAGEN GANADORA (más que la imagen, el tema era la tragedia aérea ocurrida en los Alpes)

58f82a3adb487812424cc2aefa97357d1afef117

RELATOS PARTICIPANTES:

VOTACIÓN PÚBLICA:

 

Te quiero volver a ver

Apoyo mi cabeza sobre su hombro, así quisiera permanecer toda mi vida, un ruido distrae mis pensamientos. Un piloto, azafatas y pasajeros gritan despavoridos.

-¿Qué pasa? Siento miedo, pierdo el equilibrio.

Y pensar que había encontrado con quien compartir mi vida por toda la eternidad y ahora todo termina. Mientras el avión cae en picado sobre la montaña, él coge con fuerzas mis manos y ora a nuestro Dios.
No quiero morir, no quiero morir y sin embargo, aquí estoy junto con mis compañeros de vuelo corriendo rauda hacia la muerte.
Era tan feliz hasta hace escasos cinco minutos. Y sigo negándome a morir. No tengo tiempo de pensar … no puedo llorar, no puedo hablar y quisiera decirte cuánto te amo.
El avión …
Su historia finaliza antes casi de empezar y como recuerdo de lo que pudo ser, un monolito con flores conmemorativas por los que ya no están.

Seudónimo: Nàriël Aerlïnniel

Flores cortadas

Padecía ese tipo de locura que no te deja levantar el vuelo y, enajenado por las turbulencias de la envidia, decidió cortar las alas a los que iban con él.

El resto, espectadores estupefactos ante el cruento disparate, comprobamos cómo nuestra cordura todavía boquea entre la sangre derramada y bracea con desespero para salir a flote.

La esperanza de una vela encendida permite pedir un deseo: que todos descansemos en paz.

Seudónimo: Molli Mulier

 

Emociones sin destino

¡¡Cariño, me llamas luego!!

¡¡¡En tal sitio nos vemos!!!

¡¡¡Mándame un whatsapp cuando llegues!!!

¡¡¡Papá, besitos!!!

Tantas y tantas frases dichas antes de coger ese vuelo con destino a la nada, un martes del mes de marzo del 2015, con un precioso cielo azul y un sol radiante.

Un avión, como los miles de aviones en vuelo normal.

Lleno de vida, de pensamientos, de sueños por hacer y metas por cumplir.

Sin pensarlo, sin quererlo.

Un descenso, un golpe fuerte y crakkk…..

Esos sueños se desvanecen en un segundo, rodeados de humo negro, donde todo se acaba y termina….

¡¡¡Cariño, me llamas luego!!!

¡¡¡En tal sitio nos vemos!!!

¡¡¡Mándame un whatsapp, cuando llegues!!!

¡¡¡Papá, besitos!!!

Las últimas palabras que se fueron con ellos.

Las últimas palabras que quedan en el corazón de las personas que esperan ese beso, whatsapp, llamada, que terminaron en un destino equivocado.

Seudónimo: Pimpinela

 

Carol Anne

Atardecía entre frío y niebla. Se separó unos metros de su familia para contemplar el monumento que recordaba aquel terrible accidente de avión sin supervivientes ocurrido hacía ya dos años.

Giró la vista y vio a aquella niña, de cuya presencia no se había percatado momentos antes, que le miraba con gesto serio.

Tez pálida, ojos claros, ropa raída, sujetando un oso de peluche sin pierna y cuyo pelaje aparecía chamuscado en algunas zonas.

-Hola- dijo él.

-Hola- respondió.

-¿Cómo te llamas?

Permaneció en silencio.

-¿Estás sola?

-Sí…

-Ahí están mis hijos ¿Quieres conocerlos?

Ella miró al fondo y se acercó a él lentamente, ofreciéndole la mano.

Se la cogió. Estaba fría, muy fría…

La pequeña bajó la vista al suelo tímidamente, y dijo con voz tenue cuando comenzaron a caminar:

-Ellos no pueden verme…

Se detuvo, y clavó en él una mirada vidriosa, inerte…

-Yo iba en ese avión…

Seudónimo: Pennywise

Arrepentimiento

“Ojalá te hubiera conocido antes”, te decía.

Tú respondías “Nos hemos conocido cuando teníamos que hacerlo”.

Quería estar contigo pero nuestras circunstancias lo hacían imposible. Me demostraste, con tranquilo optimismo, que se pueden cambiar, porque las cambiaste.

Y pagué contigo mi incapacidad para cambiar las mías; te aparté de mí, responsabilizándote de lo que realmente era mi propia frustración, la cobardía de no haberme atrevido a abandonar una vida que quería dejar (como tantas veces te dije) para comenzar una junto a ti, en la que estaba segura sería feliz…

Pero cogiste aquel avión…

Ahora, presa de mi vida y la nostalgia, sufro el castigo de lágrimas derramadas a solas por aquél que yo, en el fondo, realmente quise y que sinceramente me ha querido.

Me siento como tú debiste sentirte cuando te aparté de mi lado.

Pero ya es demasiado tarde para ser valiente, como tú fuiste por mí…

Seudónimo: Lucero

Lo exterior, lo interior

De que cada quién es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras, es un cuento bien conocido. Por eso últimamente hablo poco, no vaya a ser de que sin querer diga algo y alguien se de cuenta. Lo cierto es que uno no es dueño de sus miedos. Yo, lo confieso, temo a la soledad. Es mala a cualquier edad, deprime, hace pensar mucho. Por ejemplo, he llegado a creer que todo lo que ocurre se debe a un plan cósmico, y que a veces una puerta debe cerrarse para que otra se abra. ¡Quién sabe! Quizás todo sea para mejor. Ahora, también creo que si algo de esto es cierto, en mi caso, debió ocurrir justo cuando me quedé solo. ¿O es que acaso aquello no ha condicionado todo?

Pero, en fin, ya es un poco tarde: nada de moralina si se paga con la vida propia.

Seudónimo: Caracortada

Si vieras como yo miro

Si vieras como yo miro, verías cuerpos vacíos del mórbido amor que les embaucaba.

Si vieras como miro, las vidas de esas personas habrían cambiado para siempre dejando millones de planes por hacer.

Si el avión no hubiera colisionado, éstas hubieran culminado en buenos recuerdos.

Si vieras como yo miro, no brotaría una lágrima de tus grandes ojos por cada alma caída…

Aunque de su exhalación hay dolor, no hay dolor, ya no hay dolor porque no hay clamor.

No te agaches diariamente a poner flores a la nada…

Pues uno al  desaparecer se hace polvo y lo que verdaderamente importa son sus justos hechos que regurgitan, y todos los que los vimos evocan a la buena influencia y a una referencia de sus formas de amar.

Porque la esperanza que da el futuro hace reverdecer al alma y te acaricia hasta quedar dormido en medio de la tormenta.

Seudónimo: Lorenapn