Ganador Concurso Diciembre

¡Buenas noches!

Como seguramente estaréis muy ocupados ignorando vuestros deseos para este año recién estrenado, no me andaré con rodeos y usaré el método pollo… directo al grano. Os dejo el relato ganador, y el resultado de ambas votaciones.

Muchas gracias a todos los que habéis sacado algunos minutos de vuestro valioso tiempo para escribir, leer o votar alguno de los relatos y por seguir haciendo que valga la pena continuar con el Concurso de Microrrelatos.

Estad atentos que en breve pondremos las imágenes para el mes de enero.

¡Saludos!


RELATO GANADOR

LA REALIDAD DE LA FICCIÓN

Siempre nos contaban que se descubrieron sin intercambiar palabras. Papá era escritor. Mamá, profesora de literatura. Irónico, ¿verdad? Aunque aquella era su historia favorita, no era la única que relataban.

Mientras vivimos en mamá nos leyeron cuentos de los hermanos Grimm. A medida que fuimos creciendo, nos transportaban a los fantásticos mundos de Andersen, Perrault, Dickens y Wilde. Y cuando perdimos el miedo a la oscuridad, nos presentaron al brillante Allan Poe.

No levantábamos dos palmos del suelo, pero nuestros sueños ya nos sacaban varias cabezas. Tal era así que cierto día quisimos ponernos a su altura. Nos resolvimos a entrar a la añeja casa que tanto nos intrigó todos aquellos años. Allí estaban nuestros mentores, abstraídos, viajando en su imaginación.

Curiosos, les preguntamos:

“¿Por qué solo hay nubes en esta parte del cielo?”

Irrumpiendo en la realidad, respondieron:

“Son nuestras ideas, ¿no os hablaron papá y mamá de esta fábrica?”

Seudónimo: Katniss Everdeen


 

RESULTADO VOTACIÓN PRIVADA

Captura de pantalla 2016-01-04 a las 19.57.35


 

RESULTADO VOTACIÓN PÚBLICA


 





Votación Relatos Diciembre

¡Buenas tardes!

Ya podéis leer los cinco relatos que participan en la edición de diciembre del Concurso de Microrrelatos de Noveleriando. Decir que, como viene siendo habitual, la calidad de los relatos es tan grande que compensa con creces la cantidad de relatos recibidos. Dicho de otra manera, creo que los que os pasáis por aquí de vez en cuando valoráis el que haya pocas historias para leer aunque muy bien escritas.

De nuevo, gracias a todos los que lo hacéis posible, tanto a los que nos seguís mandando vuestros relatos como a aquellos que os dejáis caer por Noveleriando para leer o votar vuestra historia favorita. Espero que siga siendo así en futuras ediciones.

A continuación podéis ver la imagen, los enlaces a los relatos y la votación pública. Recuerdo que todos aquellos que lo deseen, incluidos los participantes, pueden votar. A su vez, los participantes de este mes han de enviar sus votos (5, 3 y 1 voto) al mail: noveleriandoblog@gmail.com, antes del domingo, 3 de enero, a medianoche.

IMAGEN GANADORA:

Casa

RELATOS PARTICIPANTES:

VOTACIÓN PÚBLICA:


Incendio estival

¿Recuerdas a Sísifo? Yo lo conocí aquel verano en la casa de campo gracias al Maestro. Me lo presentaba en cada verso, pero no supe apreciarlo hasta que el sol chamuscó los buenos frutos de aquel año. Mi trágico alter ego.

La identificación era más que evidente… Y cuando pude olvidarme de mi condena el momento prometía hacer nueva mitología. O nueva leyenda. No poníamos etiquetas. Mas en algunos lugares no está permitido omitir los deberes propios y me acorraló el peor de los castigos: que llenaran de piedras tus bolsillos. Era una sentencia compartida e indefinida, por procurar arrastrar juntos la roca sin sentido, terminaríamos solos impeliendo nuestro peso más el ajeno, y éstos continuarían engordando día a día. ¿Cómo musitar que la vida, tantas veces diminuta, se antojaba demasiado eterna? ¡Qué ridículo Sísifo!

Además de tu peso, yo cargaré con tu pena.

Seudónimo: Mamihlapinatapai

Círculos

Risas lejanas deslizándose como aciagas sombras, y que llegaban apoderándose del lugar que desde hacía mucho no conocía dueño.

Al pie de la casa vieja dos voces susurraban una antigua canción de cuna, como queriendo rescatar de la memoria del tiempo algo perdido, a propósito enterrado bajo las siete llaves del olvido.

Del camino, dos figuras surgieron con la esperanza de haber culminado una larga caminata. La niña se mostró curiosa.

– ¿Estás seguro?- preguntó la niña.

– Es la casa, ¿no ves? -contestó su hermano.

– ¿Y por qué está tan sucia? Tengo miedo. ¿Seguirá molesta? Ella siempre está gritando…

– No sé… la última vez me miró asustada. Hubo mucha sangre.

– No te quejaste -señaló la niña- Te quedaste como dormido.

– Ni cuenta me di.

La niña también le mostró su herida. ¿Ahora sería diferente? No imaginaba a la muerte de nuevo en primera fila.

Desde la ventana unos ojos espiaban, esperando.

Seudónimo: Ariana

La realidad de la ficción

Siempre nos contaban que se descubrieron sin intercambiar palabras. Papá era escritor. Mamá, profesora de literatura. Irónico, ¿verdad? Aunque aquella era su historia favorita, no era la única que relataban.

Mientras vivimos en mamá nos leyeron cuentos de los hermanos Grimm. A medida que fuimos creciendo, nos transportaban a los fantásticos mundos de Andersen, Perrault, Dickens y Wilde. Y cuando perdimos el miedo a la oscuridad, nos presentaron al brillante Allan Poe.

No levantábamos dos palmos del suelo, pero nuestros sueños ya nos sacaban varias cabezas. Tal era así que cierto día quisimos ponernos a su altura. Nos resolvimos a entrar a la añeja casa que tanto nos intrigó todos aquellos años. Allí estaban nuestros mentores, abstraídos, viajando en su imaginación.

Curiosos, les preguntamos:

“¿Por qué solo hay nubes en esta parte del cielo?”

Irrumpiendo en la realidad, respondieron:

“Son nuestras ideas, ¿no os hablaron papá y mamá de esta fábrica?”

Seudónimo: Katniss Everdeen

La noche de los muertos

—Son demasiados años, hermana mía. Incluso nuestra manera de hablar resulta anacrónica para unos críos. ¿No es momento ya de perdonarlo? En éste, el día de los muertos, se nos permite abandonar el bosque, donde ocurrió el accidente, para vagabundear entre los vivos. Año tras año, regresamos al jardín y miramos la ventana desde la que él también nos mira, temeroso siquiera de abandonar el cuarto donde estará hasta tu perdón; pues yo ya lo he perdonado. No fue el nuestro un plan preciso. El veneno en su bebida, lo fue. También nuestra venganza, pero no así nuestro final. ¿No crees que los tres merecemos descanso?

—No. Quiero que durante otro año más, recuerde los ojos con los que ahora lo miro. Atrapado, culpable y aturdido. No, hasta que se de cuenta por él solo de lo que hizo y reúna el valor suficiente de abrir la ventana.

Seudónimo: Nilo

Blog: www.narranacion.com


La casa de nuestros sueños

Se había hecho tarde. La noche empezaba a caer sobre sus despeinadas cabezas y los últimos rayos de un sol cansado de trabajar todo el día traspasaban los cristales que el tiempo se había empeñado en conservar, quizá para contemplar su propio reflejo.

-¿De qué color te gustaría pintar las paredes?- la dulce voz de la niña acarició el frío viento del norte.

-Para mí solo existe un color, el que vive en tus ojos. Algún día conseguiré hacerlo realidad y pintaré toda nuestra casa de ese color.

Allí estaban, con miles de sueños compartidos a través de sus pequeñas manos, dejando atrás un mundo del que jamás se sintieron formar parte. La vida en el orfanato no había sido fácil, muchos adultos se encargaron de ello. Pero ahora el fuego lo quemaba todo y ahogaba los gritos de un pasado que no olvidarían… de un lugar al que jamás regresarían.

Seudónimo: Charles Dickens

Imagen Ganadora Diciembre

Casa

Aquí tenéis la inquietante fotografía ganadora del Concurso de Microrrelatos de diciembre. Ahora es vuestro turno para que dejéis a vuestra imaginación perderse en la mirada de esos dos niños cogidos de la mano, o quizá en otras miradas que no resultan tan evidentes. Estoy seguro de que sabréis buscar las mil historias que esta imagen esconde.

El plazo para enviar vuestros relatos termina el próximo domingo, 20 de diciembre, a medianoche. Tenéis que mandar el relato, que no ha de superar las 150 palabras, junto al tema y un seudónimo al siguiente correo: noveleriandoblog@gmail.com.

El día 21 publicaré los relatos participantes y podréis votar por vuestro favorito hasta final de mes. Recordad que hay dos votaciones: la pública, en la que todos, incluidos los participantes podéis votar; y la privada, en la que solo votarán los participantes de ese mes.

Muchas gracias de nuevo a todos aquellos que os dejáis caer por Noveleriando y seguís haciendo posible esta historia.

¡Saludos y hasta el día 21!

RESULTADO VOTACIÓN:

Votación Imágenes Enero

¡Buenos días!

Aquí os dejo las cinco fotografías propuestas para el Concurso de Microrrelatos de Enero. Como podéis percibir, la entrada de año me ha hecho recordar tiempos pasados. Fotografías muy antiguas, sí, pero que sin duda esconden increíbles historias que solo unos pocos se atreverán a ponerles palabras. ¿Serás uno de ellos?

El plazo para votar las imágenes concluye el próximo martes, 6 de enero, a medianoche. Muchas gracias y hasta dentro de unos días.

 
 

 
 

Ganador Concurso Diciembre

¡Buenos días!

Y el ganador de la última edición del año del Concurso de Microrrelatos Noveleriando es…

LA NOTA ADECUADA, por Lluvia.

¡Enhorabuena al ganador!

Si mi corta memoria no me engaña, este mes ha sido el que más participación ha tenido en cuanto a votos públicos se refiere desde el inicio del Concurso, hace ya dos años:  36 personas. Gracias a todos aquello que habéis dedicado unos minutos a pasaros por el blog y participar de alguna manera. Sin vuestra participación, esto no tendría mucho sentido. En breve pondremos la imagen que servirá de inspiración a los relatos de enero.

A continuación, os dejo el relato ganador, y el resultado de las dos votaciones, la pública y la privada.

Muchos saludos y hasta dentro unos días.

 
 

RELATO GANADOR:

LA NOTA ADECUADA

Y yo tocaba mi son…

En su vida sólo había
el sonido de un tambor;
vaciedad, monotonía…
y el gris como color.

Mas un día oyó las notas
que, sin darme cuenta, yo ofrecía;
azules…, rojas…, purpurinas…
¡Y de colores mil gotas!
fueron la feliz melodía
de un montón de golosinas.

Su mirada era mi hado,
y era su voz mi alegría…
y su risa el diapasón
con que entonaba afinado
notas con las que hacía
cosquillas en su corazón.

Mas los ruidos de tambores
no cesaron sus temblores.
y ocultaron de su oído
mi violín y sus acordes.

Más fuerte toqué todavía…
¡Inútil empeño…!
Pues lo dulce desafina
cuando el grito se hace dueño
de su son y su armonía
perdiendo su voz fina
y perdiendo, también, mi sueño…

Yo vuelvo a tocar mi son
en suaves notas de violín
¿Querrá ella de nuevo oír
algún día mi canción?

Seudónimo: Lluvia

 
 

RESULTADO VOTACIÓN PRIVADA (SOLO ESCRITORES)

Resultado Votaciones Diciembre 2014

 
 

RESULTADO VOTACIÓN PÚBLICA (SOLO LECTORES)